PNT Navolato
tramites
Estados de Sinaloa
Infomex Sinaloa
Instituto Sinaloense de Cultura

SITIOS DE INTERÉS

nav-17Gobierno Federal

nav-18Gobierno Estatal

 icns-asiASI

 icns-polPolitica Digital

Num. de visitas

5151273
Tú IP: 54.166.229.17
Fecha: 2017-06-25 08:34:22

General Antonio Rosales

Antonio Rosales

Rosales, independientemente del triunfo de San Pedro, es una de las personalidades más enérgicas de la historia de México. En uno de los cuarteles del escudo de su familia figura el nombre de uno de los héroes que el Estado de Zacatecas dio a la causa de la independencia nacional y en su árbol genealógico la rama ilustre de un apellido blasonado por la virtud y por la ciencia. El, personalmente, tiene el antecedente de haber sido un estudiante de latinidad, filosofía y derecho en el Seminario de Guadalajara, de haber salido de las aulas para ir a combatir en la frontera del norte contra los invasores de los Estados Unidos, de haber cultivado la gaya ciencia y de haber sido un periodista independiente y viril, en la época en que las convicciones liberales y los arrestos antigobernistas no tenían más recompensa que la cárcel, ni más estímulo que el flojo aplauso de tivios correligionarios  el entusiasta elogio de exaltados reformistas.

Con esos antecedentes se presentó Rosales en Mazatlán en plena dictadura santanista, cuando el general don Miguel Blanco gobernaba militarmente el Departamento de Sinaloa. El joven militar había sido ayudante y secretario del general López Uraga y llevaba, además, el estigma de haber sido recluído en una prisión por un delito de imprenta.

Sus ideas liberales encontraron amplio campo en aquellas tierras cansadas de caducos e insuficientes caciquismos; y las "Olas Altas" exaltaron su temperamento y dieron nuevos vuelos a sus convicciones avanzadas. Pronto se hizo sospechoso al duro e implacable militarismo imperante, que lo confinó al pueblo de Choix, de acuerdo con una circular de la Dictadura. De ahí lo sacó la revolución de Ayutla para discernirle puestos de importancia y lo vemos primero fungiendo como secretario de la Alta Corte de Justicia jurar la Constitución del 57, él se puso a la altura de sus deberes y se apartó de los hombres que, por escrúpulos de conciencia, titubeaban sobre el camino que deberían seguir.

Entonces se inició la verdadera lucha de principios y se pensó en alejar a Rosales de Sinaloa. Fue a México como diputado al Primer Congreso Constitucional y su credencial fue reprobada, y tras el golpe de estado de Comonfort, buscó en el campo de batalla el triunfo de sus ideales.

En defensa de ellas luchó en Jalisco, y tras la toma de Colima, en abril de 1859, en la que cooperó brillantemente. Lo vemos aparecer como Secretario General de Gobierno en Sinaloa y realizar, en octubre de ese año, su osada aventura a bordo de la fragata inglesa "Amethyst". Después contuvo las hordas de Lozada que trataban de invadir el Estado y rompió el cerco que le pusieron en Escuinapa, en donde el Congreso mandó erigir un monumento que recordará a los soldados que ahí murieron en defensa del "orden legal y de las instituciones sociales".


Por: Francisco Javier Gaxiola.

Fuente: 18 Encuentros con la Historia.

 

José María Figueroa - Gilberto López Alanís

r-02 r-01 r-03