unnamed
tramites
Estados de Sinaloa
Infomex Sinaloa
Instituto Sinaloense de Cultura

SITIOS DE INTERÉS

nav-17Gobierno Federal

nav-18Gobierno Estatal

 icns-asiASI

 icns-polPolitica Digital

Num. de visitas

4526582
Tú IP: 54.204.234.61
Fecha: 2017-03-27 16:08:51

Vestidos y Alborotados

Siendo Gerente de la SICAI, Belén Torres encabezó una comisión de navolatenses para saludar en Culiacán al General Manuel Ávila Camacho, candidato a la presidencia de la República e invitarlo a que visitara la Ciudad del Ingenio "La Primavera"

La comisión la integraron los Comisariados Ejidales de los 11 Ejidos que formaban la SICAI:

     - Nicolás Osuna de La Vuelta.

     - Rosario López de Bachigualatillo.

     - Antonio Sáinz de Baricueto.

     - Virgen Sánchez de Toboloto.

     - Loreto López de La Loma.

     - Ramón Beltrán de Navolato.

     - Elizandro García de Bariometo.

     - Rosario Villalobos de La Cofradía de Navolato.

     - Simón Sauceda de Lo de Sauceda.

     - Leonardo Sánchez de Los Arredondo.

     - Ignacio Leal de El Batallón.

El general Manuel Ávila Camacho, luego de escuchar en la Mutualista de Occidente a Belén, programó para el día siguiente la visita a Navolato, fijándose para las 15:00 horas el mítin popular en la plazuela y al final del acto una comida en el Casino, concluyendo las actividades con un recorrido por las oficinas de la SICAI.

Coincide la visita de Ávila Camacho con la pre-campaña de los aspirantes a la gubernatura de Sinaloa, figurando en la terna "finalista" el Ing. Guillermo Liera Berrelleza; Coronel Rodolfo T. Loaiza y el General Ramón F. Iturbe. Los obreros estaban con Liera; el Gobernador Alfredo Delgado apoyaba al Coronel Loaiza y el General Iturbe, era el "candidato del centro", como le llamaban a los recomendados de políticos de la Ciudad de México.

Tal y como se había planeado, llegó el General Ávila Camacho a la plazuela de Navolato, acompañado de un sinnúmero de personas, destacando de entre ellas, el Ing. Guillermo Liera Berrelleza, único pre-candidato que hizo aquel histórico viaje.

Salvador Guerrero, obrero del Ingenio "La Primavera", fue comisionado para pronunciar "el discurso de bienvenida", quien luego de los saludos de rigor y de mencionar la larga lista de miembros del presidium, cambió el tono de su voz, de pausado a enérgico y demandó a Ávila Camacho.

Los obreros de Navolato, le exigimos que defina su política, porque ayer lo vimos a Usted en la Mutualista coqueteando con los tres pre-candidatos y ahora sólo trajo a uno".

Ávila Camacho, visiblemente indignado, apenas concluyó su "discurso de bienvenida" Guerrero, dijo a los ahí presentes: "Señores, en toda la República me han dicho que seré un maniquí de los obreros, pero si yo no les gusto, búsquense otro candidato". Y enseguida, con un violento movimiento de sus manos dejó el micrófono y bajó del templete donde se instaló el presidium", abordó el automóvil y regresó a toda velocidad a Culiacán ante las miradas de asombro de todos los ahí concentrados, quienes criticaron acremente la actitud de Ávila Camacho.

El mal sabor de boca que les dejó aquella experiencia, se lo quitaron los navolatenses dando cuenta, ya sin protocolos, de la comida que se había preparado para alagar al candidato.

Dos años después, cuando Belén Torres y otros dirigentes de la SICAI acudieron ante el presidente de la República para solicitarle su ayuda, el General Manuel Ávila Camacho se le quedó viendo a uno de sus interlocutores, diciéndole:

¡Oiga, yo a usted lo conozco! Sí, le dijo el señalado, soy Salvador Guerrero, de Navolato, Sinaloa.

El General sonrió de buen gusto y dijo a Guerrero: "perdóneme la actitud que tuve con ustedes, pero es que aquél día sus palabras me cayeron muy mal", y todos soltaron la carcajada.

 

Por: Leopoldo Avilés Meza.

Fuente: Navolato, Apuntes para la Historia.

r-02 r-01 r-03