unnamed
tramites
Estados de Sinaloa
Infomex Sinaloa
Instituto Sinaloense de Cultura

SITIOS DE INTERÉS

nav-17Gobierno Federal

nav-18Gobierno Estatal

 icns-asiASI

 icns-polPolitica Digital

Num. de visitas

4514633
Tú IP: 54.197.74.137
Fecha: 2017-03-25 15:18:01

La de la Pistola

Un compadre de Belén, llamado Pedro le insistía que como Síndico que era, le diera un permiso para portar arma de fuego, urgiéndolo aún más que de costumbre cuando Pedro tuvo necesidad de trasladarse a la Ciudad de México, pues en la capital "había que echar estilo, y además, hacer honor a la fama de machos empistolados" de que gozaban los sinaloenses.

Belén, enfadado por tanta insistencia de Pedro, le indicó a su secretario Roberto Rubio que colocara un papel membretado de la Sindicatura en la máquina, pues debía redactar un memorándum. Acto seguido, Belén dictó:

     "Yo J. Belén Torres, Síndico de la Sindicatura de Navolato autorizo a mi compadre para que porte arma en toda la República y fuera de ella".

Al recibir el memorándum, Pedro se fue muy contento y días después salió rumbo a la Ciudad de México, llevando consigo lo que consideraba un valioso documento.

Pedro estaba muy asombrado mirando para todos lados en la esquina de la entonces famosa calle de San Juan de Letrán y Avenida Juárez, precisamente frente al edificio de la Latinoamericana, cuya altitud se le hacia casi imposible, como buen provinciano, cuando de pronto sintió una mano pesada sobre su hombro, en tanto que otra le esculcaba abajo de su chamarra, a la altura de la cintura, al tiempo que lo interrogaba una voz gruesa y aguardientosa:

     ¿trai permiso pa'portar arma?

     Pedro, un tanto cuanto asustado por la sorpresiva acción del policía, sacó de inmediato de la bolsa interior de su chamarra el memorándum que le había dado su compadre Belén. El cumplido "guardián del orden público" dió una no muy rápida lectura al documento y a su término le dijo a Pedro: ¡Esto no vale amigo, acompáñame a la Delegación! Espere un momento, le dijo Pedro al policía ¡mire esto! a la vez que le enseñaba la funda y le indicaba: "me la traje sola, sin la pistola, porque nomás vengo a "tantiar", porque ya conozco a mi compadre lo mentiroso que es.


Fuente: Navolato Apuntes para la Historia.

Por: Leopoldo Avilés Meza

r-02 r-01 r-03